Quemaduras: ¿los remedios caseros funcionan?

Escrito por Aharon Smeke, Madrij de GAMP "Coaj".


Todos hemos sufrido alguna vez de algún tipo de quemadura; existe superficiales por no haber usado bloqueador solar adecuadamente, y otras más intensas por derramarnos algún líquido caliente o incluso químicos extraños. Sin embargo, son cada vez más “los remedios milagrosos de la tía” que pretenden aliviar el dolor y sanar la herida. Pero, ¿realmente son lo que creemos, o nos perjudican más de lo que nos ayudan?

Los remedios caseros datan de épocas muy anteriores a la nuestra y con el paso del tiempo fueron adoptando diferentes aplicaciones y cambios, todo esto afectado por la evolución y descubrimientos del campo médico. La medicina natural es un claro ejemplo de ello; en el pasado, se utilizaban semillas, plantas y diferentes extractos como la miel y el aloe vera para tratar una quemadura o algún otro malestar, mientras que hoy en día existen medicamentos artificiales, sin embargo, muchas de los remedios caseros siguen vigentes y existe cierta controversia sobre si deberíamos seguir utilizándolos o sería mejor dejarlos de lado.

El aloe vera y la miel son remedios que han sido comprobados con un alto nivel de efectividad e incluso existen diversos medicamentos que los incluyen como parte de su ingrediente activo.

No obstante, existen otros remedios que, a pesar de generar un alivio inmediato, pueden llegar a ocasionarnos un problema que ya no solamente abarca la quemadura: tal es el caso de la pasta de dientes y la mostaza. La primera alivia el dolor por su sensación inmediata de frescura, pero el problema se genera a partir que la pasta de dientes se seca y hay que despegarla frotando la zona afectada. La mostaza, por su parte, tiene un tiempo de alivio un poco más lento, pero al igual que la pasta de dientes, se seca y al momento de removerla genera mucho dolor e incluso puede llegar a provocar una infección.

Dejando de lado todos estos remedios caseros, te informamos sobre el tratamiento correcto para una quemadura: 1. Identificar la zona y la extensión de la quemadura: en caso de ser una extensión considerable y una quemadura profunda, siempre consultar a un médico.

2. Abrir la llave del agua con un chorro abundante a temperatura tibia-fría e irrigar la zona quemada por un tiempo prolongado. 3. En caso de ser una quemadura leve, se recomienda el uso de cremas hidratantes.

Debemos recordar que, de igual manera, ningún remedio sustituye cualquier tipo de atención médica, pero sí puede ser de gran ayuda para prevenir un daño mayor y atender la quemadura provisionalmente.

Después de leer esto, podemos desmentir algunos de los remedios caseros que podrían ser más peligrosos que productivos, entender algunos que en verdad tienen un beneficio para las quemaduras y entender el verdadero tratamiento prehospitalario en caso de una quemadura.


Noviembre 2017

0 vistas
  • Facebook
  • Instagram

©2020 by GAMP COAJ A.C. Todos los derechos reservados.